Javier Duarte promulga reforma que quita fuero al gobernador… cuando ya se va

0
218

XALAPA, Ver. (apro).- A poco menos de seis meses de que concluya su mandato constitucional, el gobernador Javier Duarte de Ochoa promulgó una reforma constitucional que elimina el fuero al titular del Poder Ejecutivo, alcaldes y cualquier servidor público en la entidad.

“Estamos haciendo historia; ahora todos y todas en Veracruz somos iguales ante la Ley”, afirmó el priista en el salón Venustiano Carranza del palacio de gobierno, y destacó que con ello se cumple con una genuina demanda de la sociedad que exigía eliminar privilegios y que todos seamos iguales ante la ley.

“La figura del fuero ha desaparecido y hoy la transparencia y el combate a la corrupción son la divisa más importante de nuestra vida pública”, apuntó.

Recordó que la fecha de esta promulgación está relacionada con el inicio del periodo extraordinario del Congreso de la Unión para debatir y aprobar las leyes secundarias que deberán construir un sistema nacional anticorrupción, con un andamiaje sólido y facultades fiscalizadoras eficaces.

“Los ciudadanos exigen que los cargos públicos no sean espacio para la impunidad, encubrimiento o abuso. Por ello, celebro la aprobación por parte de todas las fuerzas políticas de esta reforma que hoy promulgo”.

Como parte integral de estas reformas en materia anticorrupción, Duarte de Ochoa destacó que posterior a la promulgación de la reforma constitucional se ha creado la Fiscalía Anticorrupción, cuyo titular será aprobado por las dos terceras partes de los integrantes de la Legislatura local, por un periodo de cinco años.

“Será con pruebas, y no con dichos o ataques mediáticos con tintes políticos que se sancionará la conducta irresponsable de cualquier servidor público que atente contra los intereses de los veracruzanos”, expresó Duarte en clara alusión a Miguel Ángel Yunes Linares, quien aseguró que en menos de un año meterá a la cárcel al actual mandatario veracruzano.

A decir de Duarte, esa reforma constitucional permite aplicar la ley sin distingos, de manera eficaz y expedita, pero sobre todo sin rencores, venganzas o afanes de lucro político, escudándose en un falso argumento de justicia.

 

Comentarios

Dejar una respuesta